Azabache

Screenshot

Existió en un tiempo no muy lejano, una muchacha que vagaba por las tierras sin saber quien era, su mundo era triste, todo a su alrededor corría demasiado, el suelo bajo sus pies era duro y gris, al igual que las fachadas de las construcciones que la rodeaban.

Los días corrían con su pesado tictac, ella iba y venia con la inercia de la monotonía, una monotonía que la tenia atrapada, encerrada en una jaula invisible en la que solo podía soñar con volar.

Moraba en la ignorancia de su existencia, nunca nadie le había dicho quien era realmente, una reina, una hermosa reina que se mezclaba con el resto sin saber que por sus manos corría la magia de la creación.

Pero el destino no es tonto, y un buen día con la sutileza que le caracteriza, llevo los pies de aquella muchacha a un lugar mágico, sin que ella tan siquiera se diese cuenta, sin avisarla de que despues de aquel momento nada de lo que conocia volvería a ser igual.

Las casualidades no existen, cuando llego a aquellas tierras, el velo que cubría sus ojos se desprendió con la brisa fresca de aquel mar, aquella tela que solo dejaba ver colores oscuros, se desintegro con la espuma de las olas. Sus ojos no daban crédito a tanta hermosura, los tonos verdes del campo se fusionaban con los azules del cielo y la hierba se moteaba con el color de las flores con las que compartía el alimento que les daba aquella tierra.

Pero no fue la vista el único de sus sentidos en despertar, sus oídos, acostumbrados solo al ruido infernal, se llenaron del lo hermoso canto de los pajaros, que acompañados de la delicada música que ofrecían el mar y la brisa rozando los arboles, se convertían en una orquesta digna de un dios.

Tanta belleza y armonía la hizo suspirar hondo, sus pulmones se llenaron entonces de un aire delicioso, jamas había sentido tanta pureza, aquella mezcla de aromas frescos se coló en sus venas recorriendo todo su cuerpo, haciendo que su corazón latiese de nuevo, tan fuerte que su alma despertó de su letargo y su piel comenzó a brillar con la luz que emanaban sus poros.

Felicidad, ella fue la encargada de devolverla a la vida, la felicidad que recorría aquellas tierras, que invadía cada rincón y que hacia erizar su bello cuando acariciaba su alma recién despierta.

Todo aquel mundo que antes conocia desapareció, se difumino poco a poco dejando solo aquel paraíso en el que había decidido quedarse, pero aun el destino le guardaba una ultima sorpresa.

Aprendió a sintonizar con aquel entorno, comenzó a abrir su corazón y su alma para fusionarlo con aquel paraje de amor.

Fue un día en el que salio de su hogar para sembrar un poquito mas de alegría, cuando aquel hermoso rosal al que cuidaba con tanto mimo, quiso devolverle un poquito de lo que ella le daba cada día.

Sus ojos no podían apartarse de aquel mineral oscuro, sucio por la tierra que lo cubría, no pudo evitar recogerlo, descendió por las piedras que separaban su palacio del mar y lo sumergió en las aguas saladas, no se detuvo hasta que con ayuda de ellas y el roce de las rocas toda la impureza que cubría aquel material desapareció, dejando solo la hermosura negra que ahora podía brillar, pero sus manos sabían que aun el trabajo no estaba terminado, la magia que en ellas se escondía despertó al fin y con las herramientas adecuadas tallo en aquel material una hermosa creación llena de amor.

Despues de aquel día la magia de sus manos no pudo detenerse, se paso el tiempo rescatando hermosas obras de arte de aquellos trozos sucios que encontraba entre la tierra, hasta que llego el día en que al fin se dio cuenta de quien era en realidad, había muchos con su poder, pero ninguno poseía su magia, porque solo la reina azabache podía disfrutar de el, y ella era esa reina, ella era azabache, porque al igual que el, se quito la suciedad que la rodeaba, pulió su carácter hasta brillar y tallo su alma para convertirse en un ser hermoso lleno de amor que lleva la fortuna a todo aquel que la rodea.

Dedicado a la mejor azabachera, gran amiga y gran persona.

Registrado en Safe Creative: Todos los derechos reservados

comentarios
  1. Vicky dice:

    muy bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s